Madrid, 21 del 04 de 2018
Síguenos en
Revista de Psicoanálisis

Número 2

img

Presentación

La teoría de la seducción generalizada cuestiona que las diferencias de género se expliquen, en última instancia, por las diferencias biológicas entre los sexos. La elaboración de Laplanche sobre este tema se encuentra en su artículo «El género, el sexo, lo sexual» [1], donde intenta poner en relación esos tres conceptos:

– El género es asignado por los padres y adultos cercanos al niño desde su nacimiento, lo que supone que, antes de identificarse a uno de los dos géneros, el niño es identificado por los adultos como chico o chica. Pero el proceso de asignación de género no está libre de conflicto y, a diferencia de Stoller, Laplanche insiste en ese aspecto. Según él, el proceso se lleva a cabo a través de lo que llama mensajes enigmáticos: en este caso, se trata de mensajes “interferidos” por significaciones, inconscientes para los propios adultos, asociadas al hecho de ser un chico o una chica.

– El sexo, según Laplanche, sirve para traducir/simbolizar los mensajes de asignación de género. Pero ello no significa que el sexo biológico (XX o XY) determine que, en su momento, la niña se identifique con el género femenino y el niño con el género masculino, sino que la percepción de la diferencia anatómica de los sexos aporta un código de traducción. Ese código es el de la castración, es decir, la teoría sexual infantil según la cual existe un solo órgano sexual, el pene, que puede estar o no presente.

– Lo sexual, en este contexto, es el residuo inconsciente de la simbolización de los mensajes relativos al género mediante el código de la castración, es decir, la parte de los mensajes que, al no lograr ser simbolizada, queda reprimida. En su rigidez, el código de la castración -que se caracteriza por una lógica de dos valores en relación de oposición absoluta (fálico/castrado)- deja necesariamente fuera de la simbolización a las múltiples formas que puede tomar lo sexual infantil, cuya naturaleza es esencialmente bisexual y polimorfa.

Ahora bien, a pesar de esta comprensión revolucionaria de la sexualidad, en psicoanálisis aún existe la tendencia a considerar a la diferencia anatómica de los sexos como «roca de origen» y como fundamento de la organización psíquica, lo que a menudo se traduce en una visión ideológica y normativa de lo que sería la madurez psico-sexual (Cf. el artículo de S. Heenen-Wolf).

Leer más

Índice

1- C. Dejours:
«Género y teoría sexual»
«Genre et théorie sexuelle», in Annuel de l’APF 2015/1 (Annuel 2015), p. 159-170, PUF, 2015.

2- F. Lattanzio y P. de Carvalho Ribeiro:
«Represión originaria, género y sufrimiento psíquico»
«Recalque originário, gênero e sofrimento psíquico», Psicologia em Estudo, Maringá, v. 17, nº3, p. 507-517, jul./set. 2012.

3- S. Heenen-Wolff:
«La normatividad del psicoanálisis revisitada»
«La normativité de la psychanalyse revisitée», in  Christophe Dejours et Felipee Votadoro  (dir.),  La séduction à l’origine. L’œuvre de Jean Laplanche, PUF, 2016.

4- J. André:
«La anatomía imaginaria es el destino»
«L’anatomie imaginaire, c’est le destin», in  Revue française de psychanalyse 2015/5 (Vol. 79), p. 1713-1717, PUF, 2015.

5- I. Quindeau:
«La atribución (asignación) del sexo/género como mensaje enigmático»
«The ascription (assignment) of sex/gender as enigmatic message», en Christophe Dejours y Felipe Votadoro (dir.) La séduction à l’origine. L’œuvre de Jean Laplanche, PUF, 2016.

6- P. Molinier:
«El pene por cabeza. O cómo la masculinidad llega a ser sublime para las chicas»
«Pénis de tête. Ou comment la masculinité devient sublime aux filles», Cahiers du Genre, 2008/2, nº45, p. 153-176.

7- M-K. Yi:
«El impase de lo femenino: ¿una herencia paterna?»
«L’impasse du féminin : un héritage paternel ?  », Recherches en psychanalyse 2012/2 (n° 14), p. 127-136.

8- P. de Carvalho Ribeiro:
«Masculinidad y celos desde la perspectiva de la seducción generalizada»
«Masculinidade e ciúme na perspectiva da teoria da sedução generalizada», Psicologia em Estudo, Maringá, v. 17, n. 3, p. 445-452, jul./set. 2012.