Madrid, 21 del 01 de 2018
Síguenos en
Revista de Psicoanálisis

Número 3

img

Presentación

¿El psicoanálisis y la psicología tienen objetos de estudio distintos, o se interesan por diferentes aspectos del mismo objeto? ¿Tiene sentido diferenciar la realidad psicológica de lo que Freud llamó «realidad psíquica»? ¿Es necesaria la distinción entre instinto y pulsión? Para definir el objeto del psicoanálisis, Laplanche se esforzó por distinguirlo del objeto de la psicología, lo que supone una reflexión sobre la relación y las conexiones entre ambos (Cf. el texto de A Azar). Pero esa distinción no siempre es admitida y, de serlo, no necesariamente es pensada del mismo modo por las diferentes escuelas psicoanalíticas. ¿Qué hacer cuando nuestras teorías entran en contradicción sobre cuestiones que consideramos esenciales, de modo que resulta poco realista aspirar a una “síntesis”? ¿Debemos simplemente tomar de cada una lo que nos parece ser “útil para el trabajo clínico”, o es necesario elegir un marco teórico a partir del cual poder seguir pensando y debatiendo? (Cf. el artículo de H. Tessier).

A diferencia de la realidad psicológica, que puede estudiarse mediante métodos basados en el registro y/o la manipulación de variables cuantificables, la realidad psíquica inconsciente no es observable directamente y no se deja estudiar con esos métodos. Sin embargo, su existencia puede inferirse a partir de sus manifestaciones: actos fallidos, lapsus, síntomas y todo lo que agrupamos bajo el nombre de «formaciones de compromiso». No podemos predecir cuándo ni de qué manera el inconsciente dará muestras de su existencia; sin embargo, sabemos que ciertas situaciones favorecen que se dé a conocer, como ocurre especialmente en la situación analítica (1). La situación analítica puede pensarse como una relación transferencial cuya especificidad resulta de la implementación del método psicoanalítico, el único que se adecúa al estudio de nuestro objeto (2).

Sabemos que la implementación del método psicoanalítico pasa por pedirle al paciente que diga todo lo que se le ocurra, evitando censurar su propio discurso. Pero tal vez la condición necesaria para abrir realmente esa posibilidad es que el analista sea capaz de respetar, a su vez, la «regla fundamental» que debe regir su escucha. Esa regla consiste en dedicar la misma atención a cada uno de los elementos del discurso del paciente, suspendiendo tanto el juicio crítico como las expectativas respecto a su sentido y a su intención (3). Esa atención  «igualmente suspendida» supone, por ejemplo, que lo que se repite con insistencia no tiene más importancia que un detalle mencionado de paso, o que un comentario “trivial” se pone en el mismo nivel que el tema “central” (4)

Así, la «neutralidad analítica» iría mucho más allá del hecho de abstenerse de dar consejos o expresar opiniones; se relacionaría estrechamente a esa «atención igual» y a lo que llamamos «rehusamiento del saber» por parte del analista. Según Laplanche, este rehusamiento no consiste en que el analista se abstiene de comunicar al paciente un conocimiento que posee, sino que más bien se refiere a un rehusamiento objetivo: no es posible saber “la verdad sobre el sufrimiento del paciente” ni a dónde debe conducir su proceso analítico; y puede resultar paradójico que los esfuerzos del analista deban orientarse más bien a no abandonar esa actitud de no saber, que es la que permite la escucha analítica (5).

El método psicoanalítico no podría entenderse, entonces, como un caso particular de hermenéutica, donde las teorías del analista se usarían como claves de lectura -o herramientas de interpretación-  para descifrar un sentido oculto bajo el discurso manifiesto del paciente. Lejos de ser una hermenéutica, el método psicoanalítico intenta poner en cuestión el sentido manifiesto del discurso del paciente mediante la deconstrucción de su forma lógica aparente. Se trata de señalar en él contradicciones, olvidos, desvíos, oscilaciones y todo aquello que disminuye su coherencia, con el objetivo de permitir nuevas asociaciones y levantamientos parciales de la represión. Eventualmente, e inevitablemente, ese análisis dará lugar a una nueva articulación, a un nuevo discurso o una nueva síntesis capaz de incluir e integrar parte de lo que había permanecido reprimido, pero la tarea de esa nueva construcción  le corresponde al paciente, no al analista (Cf. el artículo de M-K Yi).

Leer más

Índice

1- Dominique Scarfone:
«Preservando la posición psicoanalítica: Investigación y cierre operacional del psicoanálisis»
«Preserving the Psychoanalytic Stance: Research and the Operational Closure of Psychoanalysis», in Canadian Journal of Psychoanalysis; Fall 2004; 12, 2; ProQuest Psychology Journals pg. 217.

2- Amine Azar :
«Psicoanálisis y psicología»
«Psychanalyse & Psychologie», in ’Ashtaroût Bulletin volant n° 2011∙1129 (novembre 2011) ~ La Science de Freud (2), pp. 19-23.

3- Maria Teresa de Melo Carvalho:
«La metapsicología como uno de los lugares de la experiencia psicoanalítica»
«A metapsicologia como um dos lugares da experiência psicanalítica», in Psicologia clínica, Rio de Janeiro, v12, nº1, 2000, pp. 21-35.

4- Nicholas Ray:
«Infiel fidelidad»: sobre “Interpretar [con] Freud” y “Exigency and Going Astray” de Laplanche
Unfaithful fidelity: on Laplanche’s “Interpreting (with) Freud” and “Exigency and Going Astray”», in Psychoanalysis, Culture & Society, 2006, 11, 164–170.

5- Mi-Kyung Yi:
«Interpretación, ¿dicho de otro modo? Problemas de la cuestión hermenéutica en psicoanálisis»
«Interprétation, autrement dit? Enjeux de la question herméneutique en psychanalyse», Christophe Dejours & Felipe Votadoro (dir.) La séduction à l’origine. L’œuvre de Jean Laplanche, PUF, 2016.

6- Udo Hock:
«Jean Laplanche: corte, ruptura, après-coup (ura) en su obra 
«Jean Laplanche: coupure, rupture, après-coup(ure) dans son œuvre», Christophe Dejours & Felipe Votadoro (dir.) La séduction à l’origine. L’œuvre de Jean Laplanche, PUF, 2016.

7- Hélène Tessier:
«Cuestiones epistemológicas en psicoanálisis: la necesidad de una elección»
«Questions épistémologiques en psychanalyse : la nécessité d’un choix», presentado en el Congreso Où va la psychanalyse ? , Bruxelles, 9 février 2014

8- Dominique Scarfone:
«Verdad de un texto. Reflexiones sobre lo que conviene esperar de un informe de nuestra práctica psicoanalítica»
«Vérité d’un texte : réflexions sur ce qu’il convient d’attendre d’un compte rendu de notre pratique psychanalytique», in Bulletin de la Société Psychanalytique de Montréal, vol. 21, n° 3 (2009)